Thoughtful Parenting: ‘It takes a village’ | SteamboatToday.com

Thoughtful Parenting: ‘It takes a village’

Michael Sidinger For Steamboat Today

There is a very old proverb, the origin of which has been attributed to and found in various forms of many African languages. It was popularized by a former United States secretary of state — “It takes a village to raise a child.” Whether one uses that version or the one found in the African Sukuma language – “One knee does not bring up a child” — the emphasis is on a community view of taking a newborn child into adulthood.

Routt County residents are a community, a group of people with a common interest, living together within a larger society. We value many things in our Yampa Valley community, and some would suggest our most important resource is our children. Many believe it is the community's responsibility to engage in appropriate parenting and child rearing practices to promote/support the physical, intellectual, social and emotional health and development of our children. For this article, “parenting” refers to the complexities of raising a child regardless of biological relationship.

The responsibility to parent children is primarily a biological parent's role. However, there are times when parents find themselves unable to properly parent on a short and/or long-term basis due to any number of reasons. Most parents can relate to a time when, in parenting their child, something happened that resulted in the parent responding to their child's behavior or their own state of mind in a manner that the parent was not proud of.

Often it is minor with no negative consequence and in their home, but there are also those moments that occur in public and observed by some community member. It could be a situation in which a parent has reached a boiling point and loses perspective for a short period of time. In a connected community, we should react and respond to those situations in a caring manner, understanding that the parent may not fully appreciate an intervention.

We can ask the parent if there is anything we can do to help. Sometimes, just the show of concern and a question can assist the parent in pulling it together and regaining perspective. The intervention is not to embarrass, but to show that as a community we care about the well-being of children and families. If there is concern for a child's well-being, a referral can be made to local law enforcement or human services.

Then there are those situations in which parents are either unavailable or incapable of properly parenting their children on a longer term basis. If children and family services are involved, family/relatives and kin are contacted as possible caregivers for children in need.

Recommended Stories For You

In the event that a placement of a child is needed outside of family or kin, the community is called upon to help protect and parent these children. This is known as foster parenting. A foster parent is a community member who cares for children who cannot remain in their birth home because parents are absent or incapable. Foster parents provide emergency short-term care as well as long term placements that help provide for child safety. Foster parents are needed and recruited in most caring communities.

Parenting our community's children can be challenging for parents and community members alike. When confronted with the opportunity to intervene on behalf of children and families, take that leap of faith and offer your assistance. If you desire to be an available placement option for a child needing a place to be safe, contact the Department of Human Services and learn more about the Foster Parent Program at 970-870-5533.

Michael Sidinger is the assistant director for Routt County Department of Human Services.

 

Hay un proverbio muy antiguo, cuyo origen se ha atribuido y se ha encontrado en diversas formas en muchas lenguas africanas. Fue popularizado por un ex Secretario de Estado de los Estados Unidos: “Se necesita una aldea para criar a un niño”. Ya sea que uno use esa versión o la que se encuentra en el lenguaje Sukuma africano: ‘Una rodilla no cría a un niño’, que significa un niño no se puede levantar con una sola rodilla y necesita el apoyo de diferentes personas en su comunidad para crecer. Este énfasis está en la visión de la comunidad de llevar a un niño recién nacido a la adultez.

Los residentes del Condado de Routt son una comunidad, un grupo de personas con un interés común, que viven juntas dentro de una sociedad más grande. Valoramos muchas cosas en nuestra comunidad de Yampa Valley y algunos sugieren que nuestro recurso más importante son nuestros niños. Muchos creen que es responsabilidad de la comunidad involucrarse en prácticas apropiadas de crianza y crianza de los hijos para promover / apoyar la salud física, intelectual, social y emocional y el desarrollo de nuestros hijos. Para este artículo, de ‘crianza’ se refiere a las complejidades de criar a un niño independientemente de su relación biológica.

La responsabilidad de ‘criar’ hijos es principalmente el papel de un padre biológico. Sin embargo, hay ocasiones en que los padres se ven incapaces de ‘criar’ adecuadamente a corto o largo plazo debido a varias razones. La mayoría de los padres pueden relacionarse con un momento en que, al ‘criar a sus hijos’, sucedió algo que provocó que los padres respondieran al comportamiento de sus hijos o a su propio estado de ánimo de una manera que los padres no estaban orgullosos. A menudo es menor sin consecuencias negativas y en su hogar. Pero también existen esos momentos que ocurren en público y son observados por algún miembro de la comunidad. Podría ser una situación en la que un padre ha alcanzado su límite y pierde perspectiva por muy poco tiempo, pero lo pierde de todos modos. En una comunidad conectada, debemos reaccionar y responder a esas situaciones de una manera comprensiva, entendiendo que es posible que los padres no aprecien por completo nuestra intervención. Podemos preguntarles a los padres si hay algo que podamos hacer para ayudar. Algunas veces solo la muestra de preocupación y una pregunta pueden ayudar al padre a calmarse y recuperar la perspectiva. La intervención no es para avergonzar, sino mostrar que, como comunidad, nos preocupamos por el bienestar de los niños y las familias. Si existe preocupación por el bienestar de un niño, se puede llamar a la policía local o Servicios Humanos.

Luego hay situaciones en las cuales los padres no están disponibles o son incapaces de criar adecuadamente a sus hijos a largo plazo. Si se trata de servicios para niños y familias, se contactará a familiares / parientes y a alguien con “parentesco” como posibles cuidadores de niños necesitados. En el caso de que se necesite la colocación de un niño fuera de su familia o pariente, se solicita a la comunidad que ayude a proteger y criar a estos niños. Esto se conoce como Crianza temporal. Un padre de crianza temporal es un miembro de la comunidad que cuida a ( “cría”) niños que no pueden permanecer en su hogar de nacimiento porque los padres están ausentes o son incapaces. Los padres de crianza proporcionan atención de emergencia a corto plazo, así como también colocaciones a largo plazo que ayudan a proporcionar seguridad para los niños. Los padres de crianza son necesarios y reclutados en la mayoría de las comunidades que cuidan.

‘Ser padres’ de los niños de nuestra comunidad puede ser un desafío tanto para los padres como para los miembros de la comunidad. Cuando se enfrentan con la oportunidad de intervenir en nombre de los niños y las familias, den ese salto de fe y ofrezcan su ayuda. Si desea ser una opción de colocación disponible para un niño que necesita un lugar seguro, comuníquese con el Departamento de Servicios Humanos y obtenga más información sobre el Programa de Padres de Crianza Temporal: 970-870-5533.

Michael Sidinger, Director Asistente, Departamento de Servicios Humanos del Condado de Routt