Español: Mexicanos encuentran el trabajo en Colorado del noroeste

Advertisement

— Saðl Hernández caminaba por agua hasta su cintura para quitar malas hierbas en un caliente campo de algodón en el oeste de Texas.

Esa fue la mejor vida que buscaba cuando por fin tubo exito la tercera vez que intentó cruzar la frontera ilegalmente y entrar a los Estados Unidos. "Es duro, pero es duro vivir en Mexico," dijo Hernández. "Hay mucho trabajo, pero no pagan bien."

Ya tiene su tarjeta verde y trabaja legalmente como tecnico de reparación y servicio en el Chapman's Automotive (Arreglo Automotor de Chapman) en Craig. Ãl está certificado en Excelencia de Servicio AutomovilÃstico, y está satisfecho que un trabajo que paga un sueldo decente valió el riesgo.

Pero Hernández es un caso raro. Es uno de los pocos hispanos que trabajan y viven en Craig.

Cultura de viajero

April Valencia, coordinadora de la diversidad cultural en el Centro de Empleo de Colorado (Colorado Workforce Center) estima que solo 10 por ciento de los 1.000 residentes hispanos de Craig actualmente trabajan en el Condado de Moffat. Los que viven y trabajan cerca de Craig normalmente trabajan en "comida rápida" (fast food), construcción, o en hoteles. Usualmente, los que vienen al Condado de Moffat al fin de todo trabajan en Steamboat Springs, donde están los trabajos, y viven en Craig, donde la vivienda es más barata.

Los que viajan todos los dÃas a Steamboat gastan dinero en gasolina o en el Autobðs de Transito de Steamboat Springs, pero ganan más dinero en los hoteles o en la construcción.

De la mano de obra total del Condado de Moffat, 21.2 por ciento viajaron al Condado de Routt para trabajar en el año 2000, segðn el Proyecto de Indicadores de la Comunidad por la agencia Socios de la Valle de Yampa (Yampa Valley Partners). La estadÃstica no distingue entre hispanos y otros que viajan a Steamboat.

Scott Ford, consejero en el Centro de Recursos para Negocios Nuevos en el Colorado Mountain College (Colegio de Montaña de Colorado) en Steamboat Springs, dijo que una población tan grande que viaja a su trabajo puede crear asuntos sociales en las estructuras de familia y comunidad. Los trabajadores usan mucho de su tiempo viajando a Steamboat, y eso deja menos tiempo para sus familias y un sentido de comunidad disminuido.

Los nðmeros aumentan

Audrey Danner, directora ejecutiva de Yampa Valley Partners, dijo que el nðmero de trabajadores hispanos en el área está aumentando.

"Se ve obviamente un cambio en nuestra población, en la población de los inmigrantes," dijo ella. "Desde el Censo de 2000, hemos visto un aumento en la población de hispanos y en la población de inmigrantes por todo el paÃs."

El Censo Estadounidense del 2000 informó que hispanos de paÃses hispanoparlantes constituyen 13.7 por ciento de la población de los EEUU.

Se estimó que iban a ser 10.5 por ciento de los residentes del Condado de Moffat este año, dijo Danner.

"Tenemos una población que está cambiando," dijo ella. Unos empleadores han intentado aceptar el cambio, aprendiendo español para comunicarse efectivamente o apoyando el empleo para los hispanos legales en los Estados Unidos.

Las habilidades correctas

Tom Kourlis ha importado ayudantes de rancho por 30 años, en gran parte porque los trabajadores locales no tienen interes en -- y, muchas veces, no tienen las habilidades para -- los trabajos que el les da a los mexicanos, chilenos y peruanos.

"Es una habilidad que han aprendido todas sus vidas," dijo Kourlis. "Es algo que todavÃa hacen en esos paÃses."

Mientras americanos emigran hasta las áreas urbanas, menos y menos generaciones se crÃan con las habilidades domesticas y agrÃcolas, dijo el. "(La gente ahora) sabe jugar Nintendo, conducir coches, aun arreglar coches, pero no es lo que hacemos aquà en el rancho," dijo Kourlis.

Ranchero de ganados y Comisario del Condado de Moffat Darryl Steele ha empleado a la misma familia por cinco años. Esa familia dirige 200 ganados en la propiedad de 3.500 acres de Steele, y lo hace casi tres cuartos del año.

"ConfÃo en estas personas con todo lo que tengo. Si se puede conseguir a una persona buena, quiere que regrese," dijo el. "Las personas de Mexico que he empleado tienen la maestrÃa de hacer el trabajo para que yo no tenga que siempre supervisarles."

Steele los trae a los Estados Unidos con visas de H-2, bajo el titulo trabajador de ganado, lo cual les permite quedarse hasta nueve meses. Pastores que se definen como "no-inmigrantes" -- eso significa que son trabajadores temporales que no intentan vivir aquà permanentemente -- se pueden quedar en los EEUU hasta tres años. Pueden viajar libremente entre Mexico y los Estados Unidos durante ese tiempo.

En Chapman's Automotive, Hernández ha aprendido el trabajo como todos los otros empleados, dijo el dueño J.B. Chapman.

"No hay diferencia entre el y cualquier otra persona que vendrÃa aquà para decirme, "Quiero aprender este trabajo. ¿"Me lo enseña"?

Tambien traduce entre Chapman y los clientes hispanoparlantes, lo cual Chapman dijo requiere que entienda los detalles tecnicos del trabajo y talento en comercialización para convencer a los clientes cuando se necesita arreglar un coche.

Pero no todos en el negocio aceptaron tan fácilmente a Hernández. Chapman dijo que un empleado Anglo dejó su trabajo poco despues que Chapman empleó a Hernández. "HabÃa hablado de un rumor que el no recibió un aumento de sueldo porque un mexicano lo recibió," dijo Chapman. "Y, ¿sabe que? Estoy contento que se fue, si se iba a portar asÃ. Lo importante es el trabajo que uno hace. No importa el color de la piel."

Y no le molestó a Hernández tampoco. "Me siento cómodo con la gente que piensa que (los mexicanos son) buenos o la gente que piensa que no somos buenos," dijo el. "Yo simplemente quiero ser quien soy y hacer cosas buenas."

Pagando las cuentas

Kandy Kropinak es una especialista de empleo en el centro de empleo en Craig. Dijo que el programa de H-2 les ayuda a los mexicanos. Muchos no tienen diplomas de la escuela secundaria, pero, por causa de las visas, pueden mandar a sus hijos a la universidad.

Pastores y ayudantes de rancho ganan $8.400 hasta $9.600 cada año aquÃ. Kropinak dijo que es más dinero del que ganarÃan en sus paÃses natales.

"No es buen sueldo para nosotros, es la razón por la que los americanos no hacen el trabajo," dijo ella.

Hernández trabaja lado a lado con los americanos, y dijo el que gana mucho más dinero aquà del que podrÃa soñar de ganar en su pueblo natal de Ciudad Camargo, Chihuahua, Mexico.

AllÃ, los trabajadores ganan 50 a 60 pesos, o $5 a $6, por dÃa. Hernández ganaba $14 cada hora -- 18 veces más -- cuando empezó a trabajar en "roofing" (techado) en Craig.

Los rancheros que quieren importar a trabajadores son requeridos por el Departamento de Labor Estadounidense, el cual expide las visas H-2, a anunciar el trabajo en el área local por medio de un servicio de empleo o un periódico de buena circulación. Los rancheros tienen que entrevistar a toda persona local que tiene las calificaciones antes de pedir trabajadores de H-2.

"Para que no desplacemos a los ciudadanos americanos en este programa," dijo Kropinak.

Los rancheros normalmente encuentran a trabajadores por su cuenta, por medio de recomendaciones de otros trabajadores o por medio de reclutadores. Despues, Kropinak les ayuda con los papeles.

Ella tambien examina las condiciones de la vivienda para los no-inmigrantes en los 52 ranchos en su territorio, desde Little Snake hasta Glenwood hasta Walden. Chequea la limpieza, recursos de comida, y maneras para cocinar, lavar ropa y bañarse. Cada residencia tiene que tener un botiquÃn y extintor de incendios.

"Nuestras casas residenciales generalmente son muy buenas," dijo Kropinak. "La idea es mantener seguros a los trabajadores mientras que están aquÃ. Usamos estándares americanos, no estándares de otro paÃs."

Tentación

Kropinak ha trabado con los trabajadores H-2 y los rancheros por 15 años, y dijo que el nðmero de rancheros que usan el programa se ha triplicado durante esa epoca. Ella sospecha que los rancheros se han dado cuenta de los beneficios del programa federal. "Los rancheros en esta área no podrÃan hacer este trabajo sin estos trabajadores," dijo Kropinak.

Sin embargo, el proceso caro de aplicar toma mucho tiempo, y eso disuade a unos rancheros. Steele podrÃa conseguir a trabajadores ilegales en cuatro dÃas, en vez de los meses que espera por sus empleados documentados.

"Estos son rancheros que quieren hacerlo en la manera correcta," dijo Kropinak. "SerÃa 10 veces más fácil salir y conseguir a los ilegales."

No-inmigrantes muchas veces son detenidos en la frontera por la agencia Autoridades de la Inmigración y Aduanas (ICE), la cual se llamaba antes el Servicio de la Inmigración y Naturalización (INS). "Coyotes," o personas que ganan dinero por ayudarles a los inmigrantes ilegalmente cruzar la frontera, pueden llevar a los mexicanos hasta los Estados Unidos en una manera más barata y más rápida que el programa del gobierno permite.

Los rancheros que conozco traen a los trabajadores legalmente, y no quieren hacerlo fuera del sistema," dijo Steele. "Pero existe esa tentación."

Obstáculos

Al llegar los no-inmigrantes a sus destinos, todavÃa ellos y sus empleadores tiene que superar unos obstáculos para hacer funcionar su relación.

Cathy Vanatta, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio de Craig, predijo unos de los problemas asociados con una mano de obra extranjera mucho tiempo antes que esos asuntos llegaron a fricción.

Como miembro de la Junta del Colorado Workforce del Noroeste, ella oyó de las dificultades que otros condados experimentaron con los empleados hispanoparlantes.

"SabÃamos que era un problema. Fue solamente una cosa de tiempo hasta que tuvieramos esos problemas aquÃ," dijo Vanatta. La cámara ofrece los nombres de interpretes a los empleadores interesados, y muchos trabajadores hispanos aceptan empleo con miembros de su familia para que puedan comunicarse uno con otro. No obstante, la barrera del idioma para algunos empleadores hace más difÃcil el poder emplear a hispanos.

"Hay muchas personas calificadas en esa población que podrÃan tomar esos puestos, pero la barrera del idioma puede prevenir que esto pase, "dijo Vanatta.

Ella dijo que unos empleadores han aprendido el español para acomodarse a la cambiante composición de su personal. González ha visto muchos videos interactivos para mejorar su ingles. En el garaje, Hernández y su jefe Chapman tienen una apuesta amigable para ver si Hernández puede aprender el sistema de computadora del negocio más rápido que Chapman puede aprender el español.

Valencia tambien ha oÃdo de intercambios iguales, cuando por una noche toda conversación será en español y otra noche solo ingles "para que los dos grupos aprendan." Unos empleadores aun ofrecen cursos de ingles para sus empleados. Pero la barrera del idioma no es el ðnico impedimento que la mano de obra enfrenta con los trabajadores extranjeros.

Los inmigrantes ilegales pueden entregar documentos fraudulentos, como formularios falsos de Verificación de Elegibilidad de Empleo I-9, para obtener empleo. "No es la obligación del empleador saber si un documento es legal o no es legal, si parece ser legÃtimo," dijo Valencia.

Chapman dijo que hace lo que puede cuando emplea a los inmigrantes, obteniendo I-9 y copias de la licencia de conductor del empleado y las tarjetas de Seguro Social. Si sospechara algo, hablarÃa con ICE acerca del trabajador o le ayudarÃa al empleado a lograr ciudadanÃa.

Unos empleadores, dijo el, les pagan a los empleados ilegales "bajo la mesa," dándoles efectivo sin quitar los impuestos, para evitar problemas. A los empleados del centro de empleos no se les permite a preguntarle a los trabajadores inmigrantes si están aquà legalmente, y Valencia dijo que todos los inmigrantes tienen los mismos derechos.

Por eso, si los trabajadores extranjeros están aquà ilegalmente, no hay mucho que se puede hacer por las personas locales.

"No somos la INS," dijo Valencia.

Cargas sociales

Dijo Ford que los asuntos sociales que resultan de una mano de obra con muchos inmigrantes son más profundos que el idioma.

Por su parte, Steamboat recibe una mano de obra que satisface las necesidades de la economÃa creciente.

"Sin los inmigrantes, la escasez de trabajadores cambiarÃa de aguda a grave," dijo Ford. Sin embargo, Craig entonces lleva la carga social que acompaña un aumento de la población, y esa extiende de los desafÃos en la educación hasta actividad criminal. "Los dos condados, nos afectamos el uno al otro. No vivimos en un vacÃo," dijo Ford. "La economÃa hace cosas independientemente de las fronteras polÃticas."

Y con la extensión de petróleo y gas que viene en Craig, Ford espera que la gente no prestara atención a la lÃnea entre Moffat y Routt tampoco.

"Tenemos una frontera abierta. No hemos instalado cabinas del peaje todavÃa," dijo Ford. "Vamos a ver que la mano de obra se moverá donde vea la oportunidad."

Comments

Use the comment form below to begin a discussion about this content.

Requires free registration

Posting comments requires a free account and verification.